27 de gener de 2010

DORMIR PARA SOÑAR

En la fiesta de aniversario del nueve años del Marc, su madre decidió regalarle un cojín. En el momento de abrir su regalo, Marc le preguntó:
- ¿Por qué me has regalado un cojín si ya tengo uno?
- Marc, este cojín es muy especial. Es tan especial que te explica historias de héroes, aventuras en islas desiertas y viajes al espacio, entre otras. Lo único que debes hacer para que este cojín te explique todo esto es cerrar los ojos cuando vayas a dormir. Si cierras los ojos y escuchas profundamente el cojín, tendrás muchas cosas que explicar cuando te despiertes al día siguiente.

Acto seguido, el Marco cogió el cojín y se lo llevó a su habitación impaciente para que llegara el momento de ir a soñar.

Dormimos para soñar. Esta idea es clave para entender el regalo de la madre del Marc en su fiesta de su aniversario. ¿Por qué tenemos sueños durante la noche? ¿Qué funciones tienen los sueños? ¿Por qué no recuerdo los sueños cuando me despierto? ¿Qué quiere decir soñar que vuelo por encima de una ciudad? Estas y otras muchas preguntas nos despiertan la curiosidad de aprender sobre el mundo de los sueños. Este fin de semana he podido aprender sobre su significado gracias al psicólogo especialista en sueños Jordi Borràs.

Hay sueños de muchos tipos: sueños repetitivos, premonitorios, recurrentes, universales, telepátics y lúcidos. Los sueños sirven para intentar resolver o solucionar problemas que no se cierran durante el día. Un sueño repetitivo puede ser indicador de algún bloqueo o limitación personal que no se ha podido asumir, por lo tanto el sueño ofrece ayuda en este tipo de dificultades. Cuando una persona está viviendo una época de cambio o algún bloqueo emocional, es probable que haya mucha producción de sueños. Por lo tanto, ¿por qué tenerle miedo a los sueños? Una persona puede actuar en la vida gracias a lo que ha soñado. Los sueños pueden permitir un movimiento hacia adelante en aquella relación que no funciona, aquel deseo que no se escucha, aquella necesidad que se niega o aquel miedo que nos informa de un peligro.

Todo lo que pasa en un sueño soy yo, afirmaba el creador de la Gestalt Fritz Pearls. Este autor nos explica que todos los elementos que forman parte de un sueño son partes de la persona. Por ejemplo, una persona puede tener un sueño en forma de fantasía sexual con el presidente del gobierno. Más allá del deseo sexual consciente, este personaje puede representar el deseo hacia al poder o la ambición. Por lo tanto, se puede entender este sueño en relación con el poder que necesita tener en su vida y que quizás le carece. Esto nos demuestra que la interpretación del sueño no sólo se puede hacer de manera objetiva analizando los personajes, el contenido y el desarrollo de la historia, sino también con lo que representa cada uno de los elementos que forman parte de la escenografía del sueño. Se debe tener en cuenta el significado del soñador, su historia, su momento actual, etc. No se pueden interpretar gratuitamente los sueños sin escuchar nada más.

Todos hemos tenido a nuestras manos algún diccionario sobre el significado de los sueños que nos ha despertado la curiosidad. En este diccionario, podemos encontrar que soñar con un ascensor puede conectar con los instintos de la persona o un estancamiento en cuestiones mentales. Aquellos aspectos de mí que no quiero reconocer y que no me gustan aparecen en los sueños de persecución. Soñar con la capacidad de volar puede ser un sueño compensatorio cuando una persona se está sintiendo atrapada. De todos modos, el recuerdo del sueño es frágil. Por este motivo, las personas olvidamos los sueños al cabo de pocos minutos de despertar si no se utiliza una libreta para describir el sueño. Según Freud, se puede entender el olvido como un mecanismo de defensa para sacar fuera lo que se ha soñado y equilibrar a la persona. Es importante pararse un momento para permitir apuntar el recuerdo del sueño en una hoja en blanco.

Recuerda que, cuando vayas a dormir, vas a soñar. Dale la bienvenida a tu inconsciente antes de ir a dormir pensando en lo que quieres que te explique esta noche cuando cierres los ojos. Al día siguiente siempre te pueden preguntar ¿qué te ha explicado el cojín esta noche?, tal y como le pregunta la madre del Marc cada mañana cuando lo despierta.

ESPACIO de PSICOTERAPIA
Daniel Borrell


ESPACIO de BARCELONA
C/ Aribau, nº 152, 2º 2ª

ESPACIO de VILAFRANCA
C/ Vilobí, nº 5, 1º 3ª

Contacto: 679.72.39.39