20 de desembre de 2008

LO QUE de verdad NOS PONE

Aquí et deixo uns fragments que pertanyen al llibre sobre fantasies sexuals titulat LO QUE DE VERDAD NOS PONE (2007) escrit per Laura Carrión i Sonsoles Fuentes i publicat a l'Ed. Temas de Hoy. L'any 2006 Sonsoles, una de les autores, em va demanar col·laborar en aquest llibre comentant les fantasies sexuals que van rebre d'homes i dones de tot l'Estat Espanyol. Una lectura molt recomanable per alimentar les teves fantasies sexuals!

Ay, esos arquetipos culturales, transmitidos generación tras generación, mucho antes de nuestra era, empeñados en dividir esta sociedad, un colectivo, los humanos, al que ya pertenecemos más de seis mil millones de sujetos, en solamente dos grupos, dos modelos de comportamiento: hombres y mujeres. ¿Cómo vamos a conocernos los unos a los otros si lo damos todo por supuesto, por sobreentendido, por sabido?
Da igual que hablemos de las formas de relacionarnos en el trabajo, de cómo se establecen los vínculos con los hijos o de lo que nos provoca un orgasmo... nos basamos en tópicos. Y cuando una persona de un sexo u otro se escapa de ese estereotipo, cuando no responde al esquema establecido, cuando no siente del mismo modo que supuestamente sienten todas sus congéneres, ¿qué sucede? Que quizás se cree un bicho raro. Como dice uno de los sexólogos que han colaborado con nosotras, Daniel Borrell, “somos personas... ¡ante todo! Y cada persona siente, piensa y se comporta de un modo. Reducir la riqueza del ser humano a algo estereotipado, esquemático y premeditado es un gran error. Somos mucho más que lo que nos define: sexo, edad, nombre u orientación sexual”.
Cuando después de publicar Dímelo al oído comenzamos a recibir los e-mails de lectoras que se alegraban de leer con qué fantaseaban otras y de descubrir que ellas no eran unos seres extraños, nada podía complacernos ni reconfortarnos más que infundir un poco de tranquilidad. Habíamos alcanzado nuestro principal objetivo.

----------

Le gusta follar conmigo
El psicólogo Burrhus Frederic Skinner desarrolló la teoría del refuerzo positivo hace más de 30 años. Según su planteamiento, un niño o una persona adulta aprende más y mejor cuando se aplaude lo que hace bien, en lugar del antiguo sistema de castigo —aquello de “la letra con sangre entra”— ante los errores.
Al parecer, la teoría es aplicable al aprendizaje sexual, como lo demuestra esta profesora de italiano imaginaria que estimula a su alumno susurrándole al oído elogios sobre su buen hacer en la cama, de manera que se ve recompensada con una buena predisposición por parte de él para satisfacerla. Lo contrario, la queja por la torpeza del chico, podría generar frustración, inseguridad y, por tanto, más torpeza aun.
El sexólogo Daniel Borrell, sin embargo, nos recuerda que “la sexualidad no es un examen que se aprueba o suspende. Es una manera de comunicarse con uno mismo y/o con otra persona, que nos permite experimentar placer”.

---------

Este chico perdió la virginidad con una prostituta, tradición que parece viva aún. Otra señal de la doble moral: ellos tienen que estrenarse a partir de cierta edad, sea como sea, ante la presión del grupo que podría burlarse del adolescente virgen y originarle sentimientos de inferioridad. En España, la edad de iniciación al sexo con penetración se mantiene en una media de 17 a 18 años. Como indica el psicólogo Daniel Borrell, del Institut Gomà, “no existe una edad idónea para tener relaciones sexuales. Se trata de una decisión individual, libre y responsable, que no se debe tomar por influencia de los demás, sino cuando uno lo desee y se sienta preparado”.

--------

Las expectativas sexuales
Aquellos que quieran descubrir nuevas experiencias y sensaciones han de tener en cuentas que, si las expectativas son muy altas, la realidad puede resultar muy decepcionante, ya se trate de cumplir con una fantasía, como de probar una nueva postura o utilizar juguetes sexuales y productos eróticos.
Pero también hay que tener en cuenta que todo es mejorable. Es raro que la primera vez que dos personas tengan un encuentro sexual haya una buena compenetración y se alcancen los orgasmos más intensos (aunque suele ser muy excitante el morbo que proporciona la novedad). La práctica es fundamental, como todo en esta vida. No se besa igual la primera vez que cuando se tiene experiencia, no se domina el sexo oral en las primeras ocasiones, ni se controla la presión de las caricias en la masturbación, la propia y la ajena… de la misma forma que no se conduce igual cuando acabas de sacarte el carné de conducir, y aun cuando tienes experiencia al manejar un coche por vez primera.
En cuanto al comentario de este testimonio —“al sexo hay que darle la importancia que tiene”—, esa es una valoración totalmente subjetiva, y el orden de importancia que se le dé al sexo depende, también, del momento vital en el que se encuentra la persona: si está comenzando la relación, si han aparecido los hijos... Según indica el psicólogo Daniel Borrell, “la sexualidad ocupa un lugar prioritario en nuestra existencia, pues existe una cierta mitificación de las relaciones sexuales gracias al cine, publicidad y medios de comunicación creando mitos, falsas creencias y modelos de ficción. Estas expectativas muy elevadas pueden provocar algunos sentimientos de decepción y frustración. Por ello, considero que estamos idealizando demasiada la sexualidad. Esto no significa que no sea importante ni mucho menos. Hay que tener en cuenta que la sociedad actual viene de una época —han pasado sólo unos pocos años— donde todo lo que estuviera relacionado con la sexualidad estaba penalizado, prohibido y era considerado pecaminoso”.

---------

Y llegamos a la fantasía del incesto, el del joven con su hermana. Un chico que interpreta el sexo como una droga, seguramente porque no se percata de que está viviendo el baile de hormonas al que ya hemos hecho referencia, a una edad en la que toca que su organismo reaccione así. Decíamos antes que sucede lo mismo en la fisiología femenina, aunque, como indica el sexólogo Daniel Borrell, en la juventud actual “todavía está presente la doble moral en la que se permite mayor libertad en la sexualidad femenina, pero se juzga severamente este tipo de comportamiento cuando una chica tiene demasiadas relaciones con diferentes chicos. Lo más curioso del tema es que son las propias chicas las que son más críticas con las demás. Esta doble moral la he observado realizando talleres sobre sexualidad en Institutos de Educación Secundaria”.
El chico no deja claro si la mujer de la fantasía es su propia hermana o una joven con otro físico que interpreta el papel de su hermana. Lo cierto es que hemos recibido más casos de relaciones con miembros de la familia entre las fantasías masculinas que femeninas. Otra cosa es lo que pasa en el mundo real de ellas, donde los primos adquieren un protagonismo mayúsculo como se verá en el próximo capítulo.

----------

Ellas y la felación
Muchas mujeres viven la felación de forma conflictiva. Y no sólo las mayores de cincuenta años que padecieron una educación repleta de tabúes. Hay chicas muy jóvenes que la realizan por compromiso, por “quedar bien” con el novio o para que este no las abandone, a algunas les crea un problema ético —quizás les gusta pero creen que no es una práctica moralmente aceptable—, hay quien lo vive como una postura humillante, y a muchas otras les causa problemas fisiológicos: sienten náuseas al introducir el pene en su boca, les desagrada el olor y sabor, etcétera.
El sexo oral, como cualquier práctica sexual, solo puede realizarse desde la libre elección. Tenemos que apuntar, no obstante, que algunas mujeres realizan felatios sin problemas desde que han descubierto los lubricantes con sabor, y que, por supuesto, hay muchas a las que les encanta esta práctica. El sexólogo Daniel Borrell añade que “la sexualidad y la comida tienen una relación muy estrecha, pues sólo hace falta recordar expresiones verbales como morder, chupar, comer, etc. La comida está en permanente relación con la satisfacción sexual. El acto de chupar o lamer un pene puede ser tan placentero como, por ejemplo, chupar un helado. Este elemento afrodisíaco alimenta cualquier tipo de fantasía vinculada con la felación”. También es una práctica que los homosexuales prefieren por encima de la penetración anal.

-----------

En la fantasía del hombre casado que busca contactos homosexuales a espaldas de su cónyuge, logra en la imaginación mostrarse como realmente es: bisexual. Algo que, por lo que nos explica, no ha logrado realizar aún en la misma sesión, con actividades bisexuales en el montaje del trío, puesto que o bien está a solas con su mujer, o está a solas con un hombre en sus escapadas secretas, pero en ningún momento cuenta que haya tenido una relación sexual con ambos sexos al mismo tiempo, como en la escena relatada.
Cuando entrevistamos al colectivo de personas que practican los juegos de sexo en grupo, descubrimos que los bisexuales no son muy bien recibidos ni siquiera por los que se consideran “liberales”. También los homosexuales, tanto gays como lesbianas, les ponen trabas. “La orientación bisexual no es una moda ni una práctica aislada. Es una realidad en esta sociedad actual, aunque choca con nuestro pensamiento binario occidental donde todo es blanco o negro, hombre o mujer o, por supuesto, homosexual o heterosexual”, indica el psicólogo Daniel Borrell.

ESPAI d PSICOTERÀPIA DBG

ESPAI d BARCELONA
C/ Aribau, 152, 2n 2a

ESPAI d VILAFRANCA
C/ Vilobí, 5, 1r 3a

Contacte: 679.72.39.39

1 comentari:

Ramón ha dit...

Me parece interesantísimo este artículo. Creo que se pueden aprender del libro muchas cosas o al menos, tiene pinta de contener argumentos muy curiosos.

No sé, tengo curiosidad.


Saludos y feliz año.